Viva el mal, viva el capital

El Teatro Principal tiene magia canalla ocho días al año. Entre plateas y terciopelo se mezclan viejos amigos, entrañables recuerdos y cerveza. Porque ver una peli de terror en el Principal sin una cerveza en la mano o sin escuchar «subtítulos» o «Josemi dimisión» no es lo mismo. Trabajando en la Semana, me tocó alguna vez quedarme sola de noche en las oficinas de la Plaza de la Constitución terminando de preparar dossiers de prensa… Los suelos de madera crujían, los techos altos hacían mil sombras y alrededor siempre había piezas o muñecos de exposiciones por montar… Más de un día al salir confieso que corría escaleras abajo para no pensar y salir de allí cuanto antes. Nada peor que la autosugestión.

Una delicia la exposición de Subterfuge de este año en Oquendo. Más de doscientas piezas expuestas, la mayoría carteles de conciertos de grupos que han pasado por el sello, discos de oro y fanzines. Lo que pagaríamos ahora por ir a alguno de esos directos… como los de «La bola de cristal» y «Los Electroduendes«. Hace unos años nos tocó también montar una expo dedicada al programa de televisión de los ochenta… maravilla.

aa678e81df7cadeafa6a5d1781acf3af

Un día de lluvia y ya echo de menos el sol. Para pensar que no vamos hacia el invierno, esta mañana mis rubias y yo nos hemos ido a un vivero de plantas. Suele ser plan de una mañana de domingo primaveral, de ahí el intento de autoengaño. Ponemos flores en nuestra terraza y por lo menos decoramos la lluvia…

732832313986bdfac6744965303c37b5