Derroche de sentidos

Arzak es de esos lugares donde entras sabiendo que la experiencia puede ser única y te vas enamorada del lugar, de sus gentes, de los platos, de los sabores, texturas y olores. Una auténtica fiesta para los sentidos donde nada ocurre de manera casual y todo el mundo se encarga de que todo fluya perfectamente.

arzak

Enorme suerte la nuestra de conocer a Mariano Rodríguez, sumiller de Arzak, elegido sumiller mundial del año por la Academia Internacional de Gastronomía, y dejarnos guiar por sus recomendaciones en todo momento, tanto en el menú degustación como en los vinos que eligió para nosotros. Es el guardián de 90.000 botellas de 3.900 referencias distintas. Y, sin duda, los que eligió son los mejores vinos que he probado y probaré.

IMG_6560

Igor Zalacaín, del laboratorio de Arzak, nos enseñó la cocina. Un equipo perfectamente coordinado y concentrado en cada uno de los platos que preparan. Como curiosidad, hay una mesa dentro de la cocina que puede reservarse también y cenar allí viendo cómo cocinan. Después subimos a la impresionante bodega de baja luz y temperatura, donde aún se conserva uno de los pilares de madera del edificio de la familia Arzak. Y la visita terminó en el Laboratorio donde el equipo de innovación trabaja en los nuevos platos, ingredientes y sabores. Conocía el trabajo que desarollaban gracias a Xabier Gutiérrez, pero verlo in situ no tiene precio.

IMG_6562

Cada una de las combinaciones presentadas tenía el mejor sabor. Y la materia prima es excelente. Nada que se le parezca. «La» experiencia gastronómica, sin duda.

Bolnuevo, el paraíso que soñé

Aún quedan lugares en el Mediterráneo para soñar, aún quedan sitios donde el turismo no es masivo, los restaurantes dan mesa y los chiringuitos de playa no sólo acogen a turismo extranjero. Aún quedan aguas cristalinas y ricas para el mundo submarino. Aún quedan playas vírgenes y carreteras sin asfaltar para llegar a ellas.

Bolnuevo

A 70 km de la capital murciana y a 40 de Cartagena, anclado en la Bahía de Mazarrón se encuentra el pueblo pesquero de Bolnuevo. Una no sabe si dar propaganda a este paraíso o guardarse el secreto para siempre y no hacer demasiado alarde de sus encantos para poder seguir disfrutando de ellos.

Puntas de Calnegre

Comer una paella en El Rincón de Elías, tomar un vermouth en el chiringuito de la playa o acercarse a Puntas de Calnegre a comer el mejor caldero a orillas del mar en Mercé Pun. Acercarse al Puerto de Mazarron e ir a El Faro a bañarse en su piscina o a tomar un mojito de los de verdad, con su aroma a hierbabuena y su dedicación al prepararlo.

IMG_6730

Asomarse a La Azohía con sus playas cristalinas y dejar que pase la vida desde Puntabela… Una serie de calas, algunas de ellas nudistas, paraíso para submarinistas y donde una se quedaría a vivir. (¿Veis a las rubias disfrutar de lo lindo en el agua? 😉

IMG_6692

Y, sin duda, el Camping Playa de Mazarrón, enclave mágico para entender la evolución de Bolnuevo donde la vida pasa despacio y todo parece fluir a la perfección. Allí pasé los mejores veranos de mi infancia y allí quieren volver las rubias cada verano… entre primos y arena…

El verano continúa aunque el cielo aquí no sea azul… Sigamos soñando que como decía Saramago «La vida se ríe de las previsiones, pone palabras donde imaginamos silencios y súbitos regresos cuando pensamos que nunca volveríamos a encontrarnos«…

Slow

Anoche una hermosa mujer le dijo a una niña pizpireta de grandes ojos negros que ojalá le regalen muchos viajes y pocos diamantes… Porque lo viajado no se puede devolver. Suena Charles Bradley en la playa de la Zurriola y una no sabe si irle a abrazar al final del concierto uniéndose a las masas o descalzarse y pasear por la orilla mientras escucha esa voz en directo… Me emocionan más sus desgarradoras baladas a lo James Brown que una susurrante Diana Krall en la Plaza Trinidad. Aunque a su guitarrista podría escucharle toda la vida…

 

Una parte hacia el Sur con lo puesto. Lo demás es accesorio. Sabiendo de antemano que el mero olor al llegar y el tacto de los pies en la arena de esa playa ya es más grande que cualquier equipaje… De esos sitios a los que podrías venir desnuda y nunca sentirías que te falta la ropa si haces caso a tus propios instintos..

image

Esta es la verdadera vida slow, pienso mientras un pescador llega en su barca con el botín de ese día… Mientras las rubias escriben sus nombres en la arena y las olas se los devoran… Mientras los niños pasean en bicicleta y los adultos leen… La vida pasa lenta, sin prisas y hay tiempo para aburrirse y crear…

image

 

 

Aquella hermosa mujer se despide de mi. Con su diamante devuelto y sus viajes vividos. Con el dolor de no querer estar sola cuando llegue el invierno…