Siempre nos quedará Bordeaux…

Un año no es ni como empieza ni como acaba. El secreto está en inclinar la balanza hacia los buenos momentos y sólo recordar los sinsabores para aprender de ellos. Un año son días y noches, viajes y momentos. Y hay instantes que marcan un año para siempre. El 2016 es y será el año de la primera Comunión de la rubia mayor, el año de la magia de Disney y de nuestro primer viaje a París juntas, el primer diente caído y la espera al Ratoncito Pérez entre sábanas.

comunion

disney

abrazoEl 2016 es el año del «How now is long«, de un Berlín canalla que te enreda. De sus parques inmensos y sus cervezas. El 2016 es de nuevo el año de mi lugar favorito en el mundo, mi pequeño Bolnuevo. Y de la Ibiza de las calas, los mojitos y los mercados hippyes.

berlin

bolnuevoibizaDe los paseos bajo los olivos del pueblo bonito, de Matadero Madrid, del Guggenheim y la terraza de Tabakalera y los atardeceres en Donostia durante el Festival de Jazz. Un año de muchos proyectos bonitos y poco tiempo para llevarlos a cabo. Eso sí, las ideas siguen fluyendo y algún día tomarán forma…

kursaal

El año del sueño de una noche de verano en Arzak. El año en el que mi rubia pequeña aprendió a escribir y a leer (por este orden) y en el que descubrí que la rubia mayor se ha hecho demasiado mayor…

arzak

Nos quedan sueños aún por cumplir este año y no esperaremos al que viene.

Bordeaux nos espera…

«You&I» o cómo aprender a bailar bajo la lluvia

Leía hoy que no hay que esperar a que pase la tormenta… hay que aprender a bailar bajo la lluvia. Y no puedo estar más de acuerdo, aunque la práctica siempre sea más puñetera que la teoría… Bailar «You&I» de Crystal Figthers como si no hubiera un mañana y como si no existiera nadie alrededor. Exprimir cada día y cuando acabe un viaje estar pensando en el próximo. Ya lo dice la pared de ese mítico edificio okupa berlinés «How long is now«.

Y así, casi sin darnos cuenta exprimimos el último mes del año y empezamos la cuenta atrás para el 2017. Los balances de Facebook nos muestran lo mejor de estos 335 días y los comercios se preparan para hacer el «agosto». Y mientras, yo sigo empeñada en que los regalos de sus Majestades a las rubias tengan alguna de estas características:

  • Experiencias más que cosas materiales (entradas para conciertos, talleres de cocina y visitas a museos, entre otras. Y unos buenos patines 😉
  • Cosas hechas a mano
  • Algo de ropa o calzado que necesiten
  • Un libro o un cuento
  • Juegos de mesa para jugar en familia

Demasiados reclamos, demasiados juguetes de pilas y luces, demasiados anuncios en rosa o azul. Queremos que nuestros hijos sean educados en la igualdad y nos chocamos con la cruda realidad de ver cómo los hipermercados dividen las secciones de juguetes claramente por sexos.

Espero no ser la única en la sala a la que a veces la maternidad le sobrepasa… Mis chicas son guerreras y mi paciencia no siempre está a la altura… Y aún y todo, ¡qué suerte la mía!

mensaje_welcomelua

En breve nos visitará el Ratoncito Pérez porque a la rubia pequeña se le mueve su primer diente. Cuánta magia nos espera ahí a la vuelta de la esquina…