Una estación y un poema de Cortázar

Ya lo dijo Cortázar… «las palabras nunca alcanzan cuando lo que hay que decir desborda el alma». Algo así me pasa cada vez que piso esta arena de mi Sur, cada vez que mi gente me acoge sin preguntas y con abrazos…

image

Hay estaciones que siempre son punto de partida y de pronto llega ella, Martina, te coge de la mano y ya no te suelta. Y sabes que siempre estarás acompañada, de una u otra manera. Cómo los ojos de una niña de apenas tres años pueden expresar tanto y dar tanta tranquilidad. Cuando naciste deseé una ciudad para ti… ahora un mundo entero.

image

Una amiga me dice que la felicidad está sobrevalorada, que ella solo aspira a la tranquilidad. Y es una de las personas más apasionadas y auténticas que conozco. Esto entre unos cuantos Riveras y algunos de los platos más exquisitos que he probado en la barra de un bar. En el «Salzillo» de Murcia tres chicas jamón. O eso pusieron en la cuenta.

image

Una lee a Erica Jong y solo puede subrayar algunas de las mejores frases que he leído en los últimos años… No llevo leídas ni cien páginas y ya sé que será libro de cabecera, para releer y recomendar.

image

«Yo quiero proponerle a usted un abrazo, uno fuerte, duradero, hasta que todo nos duela. Al final será mejor que me duela el cuerpo por quererle, y no que me duela el alma por extrañarle».
Julio Cortázar