Sweet Home Bordeaux

Una es feliz un lunes de marzo escribiendo al sol desde la terraza de Cinèma Utopia. Cuando la vida gira 180 grados en apenas unos segundos nos vamos acostumbrando a saborear los instantes de felicidad como si fueran eternos.

Cinema Utopia

Hace apenas unas largas horas fallecía un artesano de la vida de 85 años, con el corazón fuerte y la ilusión intactas. Le conocí a través de los ojos de su hija pequeña, mi amiga Lidia. Y decidió irse (si es que algo así se decide) un martes de marzo, con las mimosas en flor y la primavera adelantada.

La vida bohemia y tranquila de Bordeaux. Plazas y terrazas, libros y poemas, juventud a mares y el Garonne con toda su inmensidad. Bebemos cerveza mientras alguien canta «Sweet Home Alabama» y sé que algún día podría quedarme a vivir aquí.

Bordeaux.jpg

Al temido invierno le hemos robado días de lluvia, paseos por Convent Garden entre sueños de cambio y hasta una impensable y deliciosa visita al viejo Bordeaux. ¿Quién dijo que nos costaba salir de la zona de confort?

«Me rebelo, luego somos» Albert Camus

 

Un vermouth en Cinéma Utopía y una canción de Johnny Cash

Me quedo con el vermouth de «Utopía«, en una terraza para dos, con vistas a la plaza a la que siempre volver. Me quedo con el jaleo de los niños que llegan a casa de los abuelos a abrir los regalos. Con el café tranquilo de los mayores. Con tus manos fuertes y mi risa.

img_8248

Me quedo con Bordeaux en diciembre, en agosto, en abril. Con los lugares a los que regresaré. Me quedo con esos juegos de fondo mientras intento escribir. Con las mil y una interrupciones. Con los suaves despertares y los anocheceres complicados. Me quedo con el acordeón sonando en Navidad y los bailes sin prisas. Con el tranvía cambiando de estación.

img_8266

Me quedo con una copa de vino del Chateâu de Saint Émilion. Y con dos. Con un paseo a orillas del Garona. Con acostarme con una arruga menos y despertar con un año más. Con Bayona y su noria prenavideña.

img_8093

 

Me quedo con June que nace mañana y que hoy palpita en el vientre de su madre. Bienvenida a este mundo (del que a veces, sólo a veces… dan ganas de bajar). Escucha mucho a Johnny Cash…